sábado, 10 de junio de 2017

Manspreading (el "despatarre")

Ha llegado a España (y más concretamente, a Madrid) el último grito en opresiones patriarcales: el manspreading, también conocido como el "despatarre". Este término fue escuchado por primera vez en España de manera oficial en un comunicado que la CUP realizó a finales de Abril del presente año, pero no ha sido hasta esta semana cuando el término ha aparecido en varios medios debido a la decisión de la EMT (Empresa Municipal de Transportes) de Madrid de incluir una nueva señal "para evitar el maspreading", tras una campaña del colectivo feminista Mujeres en Lucha.


Origen y significado del término manspreading

Como se puede leer en Wikipedia, el origen del término se remonta a un Tumblr de 2013, que ya no existe y que se fue popularizando hasta el punto de que el Oxford English Dictionary lo añadió en Agosto de 2015.

En el propio diccinario Oxford se puede ver el significado del término manspreading:
The practice whereby a man, especially one travelling on public transport, adopts a sitting position with his legs wide apart, in such a way as to encroach on an adjacent seat or seats.
Traducción:
La práctica por la que un hombre, especialmente uno viajando en transporte público, adopta una posición sentada con sus piernas muy separadas, de manera que inade un asiento o asientos adyacentes.

Pero, esto va a dirigido a todo el mundo, ¿no?

Si miras la definición que hay antes del título ya ves que es "la práctica por la que un hombre...", no una mujer. Según esa definición, una mujer despatarrada no está haciendo manspreading puesto que es algo que sólo puede hacer un hombre. Y si no me crees, pues vamos a consultar otras fuentes.

Ya he comentado antes el comunicado de la CUP, en el que se puede leer que (aquí el original en catalán) (negritas mías):
una campaña contra el "despatarre" o "manspreading", como se denomina a la práctica de algunos hombres de sentarse con las piernas abiertas en el transporte público, ocupando con ello más de un asiento
Veamos que dice Barbijaputa, que lo comentó en uno de sus artículos hace tiempo (negritas mías):
Ya hace tiempo que me fijo en lo que muchas feministas reclaman en redes y en blogs con fotos y vídeos: los hombres ocupan más espacio del que necesitan en el transporte público
Vale, vale. Quizá Barbi no te guste como referencia. Veamos a ver qué dice la propia EMT de Madrid. En este artículo aparecen las siguientes declaraciones (negritas mías):
La EMT aprovecha que está elaborando nuevos paneles informativos [...] para incorporar la recomendación contra el manspreading porque "por respeto a los demás, los usuarios masculinos no deben sentarse abriendo las piernas ocupando dos asientos".
Espero que haya quedado claro. Este término sólo criminaliza a los hombres. Si eres una mujer, puedes sentarte despatarrada tranquilamente, que esto no va contigo.



Reglamentos de viajeros

Una de las curiosidades es que la nueva señal sobre el manspreading no estará en el Metro de Madrid. Así lo ha declarado Ángel Garrido (negritas mías):
Metro de Madrid no contempla ninguna medida concreta para evitar el 'manspreading' porque el Reglamento de Viajeros ya dice que a cada uno le corresponde un asiento, según comentó ayer el consejero de Presidencia y Justicia y portavoz del Ejecutivo autonómico, Ángel Garrido.
Pues mira tú por donde me ha dado por comprobar eso de que "a cada uno le corresponde un asiento", así que he ido al Reglamento de Viajeros del Ferrocarril Metropolitano de Madrid y... resulta que no está por ningún sitio. Leedlo vosotros mismos y si está me tirais de las orejas. Y sí, he tenido a bien mirarme el artículo 142.14 de la Ley 16/1987 por si acaso y nada.

Pero todavía hay más. Si os habéis molestado en leer el Reglamento de Viajeros os habreis dado cuenta de que no hay ninguna infracción explícita por ocupar más de un asiento o molestar a otros usuarios de la línea. Curiosamente, si se incluye una previsión de que los bultos que un viajero lleve consigo no deben molestar a otros viajeros:
b) Ser transportado con un título de transporte válido junto con los objetos y bultos de mano que porte, siempre que estos no supongan molestias o peligro para otros viajeros
Así que ya lo sabéis. Podéis despatarraros, dejar vuestras bolsas de la compra e incluso tumbarte en los asientos mientras no molestes a nadie. Estos y otros comportamiento similares sólo suponen una infracción del sentido común.

Y no nos vamos todavía, porque cuando hay feminismo de por medio la situación siempre puede volverse más absurda. Me ha dado por mirarme el Reglamento de Viajeros del Transporte Interurbano de Madrid y me encuentro esto en el artículo 25:
b) Respetar lo dispuesto en los carteles o recomendaciones colocados a la vista de los viajeros en instalaciones y coches, así como abstenerse de realizar cualquier comportamiento que suponga una molestia para los demás viajeros o empleados de la empresa.
Bastaría con aplicar la segunda parte del artículo para sancionar el manspreading, pero si lo hacen también deberían sancionar a mujeres y, claro, se pierde el foco de la cuestión, que es criminalizar a los hombres. Ahora, además, debido a la inclusión de la señal de manspreading, la primera parte del artículo también es aplicable.

En resumen, los transportes públicos que ya tenían normativa suficiente para evitar el manspreading incluyen una señal que no aporta nada en sí misma, y el metro, que no tiene nada en su reglamento para evitar el manspreading, no hace nada.

Biología, sociología y manspreading

Resulta indiscutible que las personas que se sienten más comodas abriendo las piernas cuando se sientan son mayoritariamente hombres. La explicación más obvia es la existencia del órgano reproductor masculino en mitad del asunto. Pero hasta la posición de dicho órgano puede ser puesta en entredicho.

Barbijaputa, en su reciente artículo sobre el tema, cita las declaraciones realizadas en Twitter de un autoproclamado biólogo. ¿Qué podría salir mal?

Como alguna gente le ha indicado, cuando estás sentado la posición de las piernas cambia. Al leer este atentado contra el sentido común, no he podido evitar acordarme de esto:

Francamente, he citado esta gilipollez sólo para incluir este video, ya que podría resumir él solo todo este apartado.

Sí, la posición del pene y los testículos son un impedimento para los hombres para sentarse con las piernas cerradas, aunque eso no justifica que estén con las piernas muy abiertas, pero ayuda a explicar porque los hombres no suelen cruzar las piernas.

Las caderas de hombres y mujeres son diferentes y eso nos condiciona a la hora de sentarnos.
Pero, aun así, cada persona es diferente aunque existan una generalidades para cada sexo. Hay hombres que pueden estar cómodos con las piernas más juntas y otros que las prefieren más abiertas, y lo mismo con las mujeres. La longitud de las piernas también influye, cuanto más largas suelen estar más juntas.

Monkeyspreading

Los primates también practican el manspreading. Seguro que es el machismo que los ha educado mal.


Hay montones de fotos de distintas especies de primates sentados. Buscad e id pasando mientras os fijais en cómo se sientan.

Ligar y manspreading

Vamos a empezar comentando este estudio que analiza 70 comportamientos diferentes y la opinión que tienen los participantes acerca del poder social que comunican.
In two vignette studies we examined beliefs about the nonverbal behavior and communication skills associated with high and low social power. Power was defined as both a trait (personality dominance) and a role (rank within an organization).
Traducción:
En dos estudios de viñetas examinamos las creencias acerca del comportamiento no verbal y las habilidades de comunicación asociadas con el poder social alto y bajo. El poder se define como un rasco (dominancia de la personalidad) y un rol (rango dentro de una organización).
Resulta que uno de los 70 comportamientos es "Extends or stretches out legs (if seated)" (literalmente, "extiende o estira la piernas (si está sentado)"). Y si vamos a la página 115 podemos observar en la tabla que es uno de los 11 comportamientos que es percibido como un rasgo de elevado poder social.

Tenemos este metaanálisis sobre comportamiento no verbal y la verticalidad social. La verticalidad se define como una combinación de dominancia, poder y estatus social. Entre muchos comportamientos, nos interesa el denominado "postural openness" que incluye:
Legs open, leg extension, arm wrap (reversed), body position open/closed, arms away from body, making oneself look smaller (reversed), arms akimbo, arms clasped behind head with elbows out
Traducción:
Piernas abiertas, longitud de las piernas, brazos cruzados (invertido), posición del cuerpo abierta/cerrada, brazos lejos del cuerpo, parecer más pequeño (invertido), brazos en jarras, brazos cruzados detras de la cabeza y codos hacia afuera
Bueno, puestos estos son los hallazgos relacionados respecto al "postural openness" y la verticalidad social:
There were 14 studies on the relation of bodily openness (including both arms and legs) to actual V, yielding eight Pearson rs. The definition of V was personality dominance or role/rank. Table 5 indicates that there was a positive relation showing that more openness went with higher V, and the eight known Pearson rs were homogeneous.
Traducción (negritas mías):
Hay 14 estudios sobre la relación de la apertura corporal (incluyendo brazos y piernas) y la verticalidad social real, que han producido 8 r's de Pearson [8 coeficientes de correlación]. La definición de V [Verticalidad] era dominancia de la personalidad or rol/rango. La Tabla 5 indica que hay una relación positiva mostrando que más apertura está asociada con mayor V, y los 8 coeficientes de correlación de Pearson son homogéneos.
Y también:
Beliefs about bodily openness and V were investigated in five studies, with V defined as role/rank or ratings of dominance. [...] there is evidence for the belief that higher V goes with more bodily openness.
Traducción:
Las creencias acerca de la apertura corporal y la V fueron investigadas en cinco estudios, con la V definida como rol/rango o rating de dominancia. [...] hay evidencia que sustenta la existencia de la creencia de que mayor V está relacionada con más apertura corporal.

Y finalizamos con este otro estudio, que analiza la influencia de determinados comportamientos en las citas rápidas (conocidas como speed dates). En particular, analiza la influencia de las posturas corporales abiertas y cerradas en el éxito en este tipo de encuentros. Y los resultados son:
Expansiveness increases one’s chances of getting a “yes” response on a speed-date. [...] Specifically, the odds ratio resulting from the model was 1.76, indicating that for every single SD unit increase in a person’s coded postural expansiveness, that person was 76% more likely to get a “yes” response.
Traducción:
La expansividad [apertura corporal] incrementa las posibilidades de conseguir un  "sí" en una cita rápida. [...] Específicamente, el ratio de probabilidad resultante del model fue 1,76, indicando que por cada incremento unitario de la desviación estándar en la expansividad de la postura de una persona, esa persona tiene un 76% más de probabilidad de conseguir un "sí".
No obstante, algunos críticos con el último estudio dicen que no se trata de que las mujeres encuentren atractivos a los varones que utilizan posturas abiertas, sino que los encuentran más cercanos y abiertos a la comunicación que si tuvieran posturas cerradas (serían vistos como más tímidos). Como último comentario, todo esto que he comentado de las posturas abiertas y cerradas aplican a hombres y mujeres, como agentes y observadores. O sea, hombres y mujeres de elevado poder social tienen posturas más abiertas y, también, tanto hombres como mujeres perciben a las personas con posturas más abiertas como de mayor poder social.

Sin importar demasiado el motivo concreto, tenemos un buen indicio de que usar posturas abiertas facilita la ardua tarea de encontrar pareja. Pero, sobre todo, queda claro que el usar posturas abiertas es una forma de poder social. Dado que a los hombres les interesa ese poder social, ya que está relacionado con el éxito sexual, está claro que el uso de posturas abiertas es preferido por los varones.

Conclusión

Como conclusión, quiero que seais conscientes de que el feminismo tiene autoridad moral suficiente para decir a los hombres cómo sentarse. Todos los argumentos sobre el manspreading se pueden apartar de un plumazo recurriendo al comodín "es que es machismo", "es debido a la educación machista" y cosas por el estilo. En fin, para el feminismo cualquier comportamiento típico de los hombres es erróneo y hay que erradicarlo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario